Un espantoso inciente

El diario de Explorando las Noticias se une a la pena que sufrió el estado de Monterrey después del asesinato de un gran número de niños en la escuela primaria el pasado 18 de Enero del presente año.

Estamos conscientes de este tipo de violencia no sólo en escuelas primarias y secundarias de este estado, también asesinatos masivos en escuelas secundarias en estados unidos y violencia en los estacionamientos de la clínica de control de peso que plagan nuestra sociedad como una plaga destrozando la confianza en las personas que sin deber nada, van a estos centros educativos a aprende oficios, a ser mejores personas y a buscar mejorar sus condiciones de vida.

Estamos conscientes que los actos ocurridos el día de ayer no tienen excusa y sus imágenes son alarmantes y tienen poder para dejarnos en nuestro interior una pésima impresión sobre lo que los jóvenes hacen con sus vidas. Seguramente usted esté pensando que es el momento de obligar a la SEP a instaurar programas permanentes de rescate para revisar las maletas de todos los niños, adolescentes y adultos para evitar un atentado adicional, causado por este incidente.

Sin embargo, sería muy sencillo para todos simplemente tratar de desplazar la responsabilidad a la policía, al sistema educativo e inclusive al gobierno, sin embargo, también debemos de pensar en lo que estamos haciendo para cuidar a los jóvenes, para darles el cariño y el tiempo que necesitan. ¿Cuántas catástrofes como esta y la de Columbine en el estado de Colorado, en Estados Unidos, no se pudieron haber evitado si los padres hubieran estado ahí, presentes en cuerpo y en sentimiento.

No sólo basta con llevar a los hijos a la escuela más cara o al instituto más prestigioso. Ponerse la estrella de buen padre por darle a sus niños todo lo que quieran o incluso llevarlos a Disney cuando son pequeños.

No solo es necesario querer a los pequeños, también es justo para todos cultivar sus pasiones, llevarlos al karate, inscribirlos a una clase en Balance Control de peso o incluso sacarlos al soccer, lo único importante es compartir con ellos en su niñez y a medida que crecen y orientarlos para evitar tener una catástrofe más como estas.

Por favor, ayudemos a prevenir más catástrofes así cuidando a nuestros hijos y realmente demostrándoles amor y no sólo que estamos ahí para castigar y regañar.

Gracias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *